29 de enero de 2020

Política monetaria sin sorpresas

Como era esperado, el Banco Central mantuvo su Tasa de Política Monetaria (TPM) en 1,75%, y prevemos que la TPM se mantendrá en su nivel actual por un tiempo prolongado.

Como era esperado, el Banco Central mantuvo su Tasa de Política Monetaria (TPM) en 1,75%. En su comunicado, el instituto emisor destacó una mejora parcial en las condiciones externas, aunque mencionó que la emergencia del coronavirus en China ha impactado las primas por riesgo y castigado de manera particular el precio del cobre. En el plano interno, se reconoce que la inflación cerró por debajo de la proyección del IPoM, pero mantiene una visión ambigua hacia delante al señalar que hay fuerzas contrapuestas que incidirán en los precios.

En el corto plazo, no esperamos cambios en la TPM. La autoridad monetaria ha señalado que mientras dure su periodo de intervención –hasta mayo, en principio– un recorte de la TPM sería incoherente. Además, el escenario de debilidad actual de la economía permite descartar alzas en la tasa.

Si bien la inflación subirá en los próximos meses debido a la depreciación de la moneda, proyectamos que esta retrocederá por debajo de la meta en la segunda parte del año debido a las holguras de la economía y al congelamiento de tarifas de algunos servicios públicos. Así, una vez que concluya el periodo de intervención, se podrían considerar recortes de la TPM. Sin embargo, estimamos que el Consejo será particularmente cauto en sus próximos movimientos. En un escenario de mayor sensibilidad de los precios financieros, un ajuste de tasa podría inducir mayor volatilidad, lo que sería contraproducente con la idea de entregar un mayor impulso. Por lo mismo, prevemos que la TPM se mantendrá en su nivel actual por un tiempo prolongado, tal como se desprende de las tasas swap.

A nivel internacional, hoy la Reserva Federal decidió mantener estable su rango para la tasa de referencia. No introdujo mayores cambios en su comunicado, pero modificó el tono respecto de la actividad al señalar que el gasto de los hogares crece solo moderadamente. De hecho, en diciembre apuntaban a que se expandía a tasas robustas. Si bien se espera que la tasa de los fondos federales se mantenga inalterada durante el año, este pequeño cambio en la comunicación podría abrir la puerta a la posibilidad de algún recorte en el año. Esta opción, sin embargo, aparece improbable por ahora.