4 de octubre de 2019

Parque Pérgolas de Carrascal abre sus puertas en la ribera del Río Mapocho

Luego de dos años, el proyecto que busca mejorar el sector poniente de Río Mapocho inauguró uno de sus principales hitos. El parque cuenta con juegos infantiles, bancas para descansar, un muro de escalada y la continuación de la ruta Mapocho42k.

Junto a vecinos de Quinta Normal y Cerro Navia, se inauguró uno de los principales proyectos que busca darle una nueva cara al Río Mapocho Poniente, se trata del Parque Pérgolas de Carrascal que fue entregado a la comunidad habilitando 14mil m2 de áreas verdes a la comunidad.

Desde 2016 que autoridades, vecinos, Banco Santander, Red MegaCentro y la Fundación Urbanismo Social vienen trabajando en la construcción de este proyecto público con financiamiento privado, por medio de la Ley de Donaciones Sociales, y diseñaron un espacio para el desarrollo y la felicidad de quienes habitan en el sector.

Este lugar -que hoy cuenta con juegos infantiles, bancas para descansar, un muro de escalada y es la continuación de la ruta Mapocho42k- era un microbasural, que fue recuperado por toda la comunidad.

“Lo que diferencia este proyecto es que se canalizaron voluntades públicas y privadas, pero sobre todo, que se relevó la voz de la comunidad y el gobierno local. Este parque permitió mostrar una forma distinta de hacer ciudad, donde diversos actores se juntaron, reconocieron y trabajaron juntos, generando vínculos y construyendo confianza. Esta es la forma que creemos que se hace ciudad y comunidad”, enfatiza Pilar Goycoolea, directora ejecutiva de Fundación Urbanismo Social.

Por su parte, Roberto Sapag, gerente de Comunicaciones Corporativas y Sostenibilidad de Banco Santander, sostuvo que “se trata de contribuir al progreso del país, al progreso de las personas. Queda mucho trabajo por hacer, la ribera del Mapocho es muy extensa y se necesitan más iniciativas como estas. Cuando nos invitaron a participar de las Pérgolas de Carrascal, no dudamos en ofrecer toda la colaboración del Banco, porque es una idea que mejorará el sector para miles de familias que contarán con un nuevo lugar para recrearse. Es por eso que invitamos a otras empresas a hacerse parte de estos proyectos”. 

Hernán Besomi, presidente del Directorio de Red Megacentro agregó que “los privados no solo tenemos una responsabilidad para con nuestro negocio y accionistas, sino también con el entorno donde desarrollamos nuestra actividad. Relacionarse con la comunidad y el gobierno local para que podamos operar en un territorio donde hay vínculos de confianza, desarrollo urbano y social, es posible y beneficioso para todas las partes”

Otra de las personas que inició el proyecto fue el entonces presidente de la Sofofa y actual ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, quien recalcó que  “esta es la primera cara que ven de Santiago. Esta ciudad se construyó alrededor del río para que la gente tuviera todos sus beneficios. La gente necesitaba de un parque, necesitaba un lugar donde pudieran hacer vida en comunidad, donde tener deporte, que entregara seguridad y donde poder traer a sus hijos”. 

Todo el proceso desde su gestación hasta el diseño y construcción se hizo junto a la comunidad y los municipios.  Para esto se celebraron talleres de diseño, capacitación de líderes comunitarios, plantaciones, limpiezas y jornadas de educación ambiental,  “Este ya no va a ser el proceso de mi mamá y mi papá, que veían el basural y que no pudieron disfrutar del espacio como debían. Era algo que se necesitaba en el sector, porque ya nos estamos conociendo desde ahora a través de este parque. Aprendiendo a mirarnos más como vecinos y a tratarnos mejor, en un lugar de encuentro que es hermoso para nosotros”, señaló la vecina de Quinta Normal, Jacqueline Muñoz.

La inauguración de este parque se suma a la recuperación del Mapocho poniente que persigue el proyecto Mapocho Río del Ministerio de Vivienda, que ha logrado aunar distintas iniciativas preexistentes en el sector para desarrollar un gran parque a lo largo de toda la costanera sur del río.