6 de marzo de 2020

Inflación de febrero estuvo nuevamente sobre lo esperado

La variación mensual del IPC en febrero fue de 0,4%, lo que estuvo por encima de las expectativas.

La variación mensual del IPC en febrero fue de 0,4%, lo que estuvo por encima de las expectativas (Santander: 0,2%; Bloomberg: 0,2%; EEE: 0,2%; EOF: 0,2%; forwards: 0,2%). En tanto, la expansión anual llegó hasta 3,9%, nivel que no se veía desde julio de 2016, impulsada por la inflación de los bienes transables. Estos últimos aumentaron en 4,9% a/a, dando cuenta de la relevancia de la depreciación del tipo de cambio en el resultado del mes.

En tanto, la inflación subyacente (IPC sin alimentos y energía) tuvo una variación anual de 2,7% vs. 2,5% el mes anterior. Con todo, la convergencia de este indicador a la meta del Banco Central ha sido lenta. En tanto, la difusión inflacionaria fue de 61,1%, ubicándose en la parte alta del rango histórico para febrero, pero varios puntos por debajo de los registros máximos.

En el análisis por producto, destaca el aumento de automóvil nuevo (2% m/m) y carne de vacuno (2,3% m/m) -incididos por el alza del tipo de cambio- y el servicio de bus interurbano (12,3% m/m). Además, vuelve a hacerse presente la volatilidad de paquete turístico que retrocede 7,9% m/m, frente a un avance de 10,4% m/m en enero.

El reciente recorte de tasas de la Fed ha llevado a los precios financieros a descontar un mayor impulso monetario a nivel local. Pero las sorpresas al alza de Imacec e inflación, así como la sustantiva depreciación del peso –en un contexto en que el Banco Central está interviniendo el mercado cambiario–, refuerzan nuestra visión de que el instituto emisor será especialmente cauto en sus próximas decisiones de política monetaria.