1 de octubre de 2019

Actividad de agosto sorprende al alza y pone una pausa a nuevos recortes de la TPM

Proyectamos un Imacec de entre 3,5% y 4% para septiembre y mantenemos nuestra proyección de crecimiento en 2,4% para este año.

El Imacec de agosto tuvo una expansión de 3,7% a/a, bastante por encima de lo que se esperaba (Santander: 2,6%; Bloomberg: 2,6%; EEE: 3%). El resultado se explica por un sólido crecimiento de la minería (5,3%) –favorecida por bajas bases de comparación–, demostrando que los inconvenientes de inicios de año han ido quedando en el camino, y por un buen desempeño de los sectores no mineros (3,5% a/a, 0,9% m/m desestacionalizado).

De acuerdo a lo informado por el Banco Central, el crecimiento de los sectores no mineros estuvo incidido por servicios y construcción. Este último viene mostrando un alto dinamismo desde hace varios meses, impulsado por la actividad inmobiliaria –favorecida por las caídas en las tasas de interés desde comienzos de año– y el avance de grandes proyectos de inversión en infraestructura y minería. En los dos últimos meses, la aceleración en la ejecución del presupuesto del Gobierno en inversión también podría haber contribuido.

Esta sorpresa elimina la posibilidad de un recorte de la TPM en la próxima RPM de octubre, la que había sido internalizada por el mercado, principalmente desde la publicación de la minuta de la RPM anterior. Con todo, aún es muy prematuro para evaluar si esta sorpresa es transitoria o marca un cambio de tendencia. La economía global ha seguido desacelerándose y persiste la incertidumbre respecto de la guerra comercial. Por otro lado, a nivel local, el estímulo monetario ha sido sustantivamente mayor al que se esperaba a comienzos de año y es posible que esté teniendo un impacto más rápido en la actividad, por cuanto el mercado lo anticipó hace ya algún tiempo. Estimamos que si la economía sigue dando muestras de fortaleza, el proceso de recortes quedaría suspendido este año y la TPM cerraría en 2%. Si el próximo Imacec sorprende a la baja, si los registros inflacionarios se mantienen acotados o si aumenta el riesgo del escenario externo, es posible que haya un recorte adicional en diciembre.

En esta línea, una vez conocido el dato de Imacec, las tasas swap aumentaron 5 pb en promedio (10 pb las tasas más largas). En estos movimientos también influyó el alza que se observa en las tasas internacionales.

La generación eléctrica en septiembre muestra una expansión de 0,4% a/a (0,7% en agosto), mientras que las cifras de comercio exterior a la tercera semana presentan contracciones generalizadas (exportaciones industriales -6,9% a/a vs. -17,4% a/a en agosto; importaciones de bienes de consumo -9,7% a/a vs. -13,9% a/a en agosto). Adicionalmente, el año pasado el fin de semana largo tuvo un impacto relevante a la baja en el Imacec y este año ese efecto no es tan claro.

Con estos antecedentes y después de una fuerte aceleración de sectores no mineros, es probable que en septiembre la actividad haya moderado su velocidad en el margen. Con ello, proyectamos un Imacec entre 3,5% y 4%. Mantenemos nuestra proyección de crecimiento en 2,4% para el año. Sin embargo, dada la sorpresa positiva del mes, estimamos que los riesgos de revisiones adicionales a la baja han disminuido considerablemente.