6 de octubre de 2017

Santander y Centro de Políticas Públicas UC realizaron seminario internacional de educación financiera

El encuentro contó con la exposición del doctor en economía Enrique Castelló, seguido por un panel de conversación conformado por Eric Parrado, Superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Paola Linconao, finalista del Global Teacher Prize 2016, Carolina Flores, de la Agencia de Calidad de la Educación y Harald Beyer, director del Centro de Estudios Públicos.

Diversos estudios en el mundo dan cuenta que un alto porcentaje de la población no domina términos financieros básicos, realidad que también afecta a Chile. Bajo ese contexto, Banco Santander en conjunto con el Centro de Políticas Públicas UC organizaron el seminario internacional “El futuro comienza en el aula: educación financiera para la vida”, que contó con la participación de Enrique Castelló, economista del Comité Económico y Social de la Unión Europea, quien se refirió a la importancia de incorporar la educación financiera en las salas de clases y compartió las buenas prácticas que se han desarrollado a nivel global en esta materia.

La actividad fue inaugurada por Claudio Melandri, gerente general y country head de Banco Santander, quien dio la bienvenida a quienes asistieron, en especial a los profesores presentes, y afirmó que “como Banco estamos comprometidos a generar el diálogo sobre educación financiera y a contribuir con una política pública que motive la implementación de estas materias de manera concreta dentro del aula”.

Por su parte, Ignacio Irarrázaval, director del Centro de Políticas Públicas UC, destacó la labor que han realizado en conjunto con Santander en este ámbito, “ya que es algo que nos moviliza con mucho interés”. En esa línea invitó a todos los presentes a estar atentos a los resultados de una encuesta elaborada por ambas instituciones y que se publicará a fines de mes, sobre “cómo las personas comunes y corrientes percibimos o conocemos el tema de la educación financiera”.

Educación financiera en la Unión Europea y el desafío en Chile

“Prácticas aplicadas, herramientas y metodologías exitosas de educación financiera en la Unión Europea” fue el título de la conferencia dictada por Enrique Castelló, quien se enfocó principalmente en el aula como lugar adecuado en escuelas para la enseñanza de educación financiera desde temprana edad y como un proceso de aprendizaje continuo en el ciclo de vida de las personas. “La educación financiera es una solución para innumerables problemas que presenta hoy la sociedad a nivel global”, sostuvo.

Castelló comentó que en Europa, dos de cada tres personas se considera analfabetas financieras, por lo que existe la necesidad de educar ya que “la incultura económica acarrea grandes consecuencias para las personas y el propio sistema económico”. En este escenario, en los últimos años se han desarrollado iniciativas para inculcar buenos hábitos financieros en los ciudadanos desde la juventud, facilitando y mejorando la toma de decisiones.

A través de planes de educación y herramientas de aprendizaje, la comisión europea ha desarrollado iniciativas comunes para los 18 países que la integran. En Alemania existe un programa enfocado en las cajas de ahorros vinculadas a los municipios, España -desde el 2008- tiene un instituto dedicado a la educación financiera e Italia un plan para institutos y escuelas. En el caso del Reino Unido hay un servicio independiente del gobierno destinado al asesoramiento de ahorros para la población. Estos últimos “destacan algo muy importante y debe ser una meta a lograr. La educación financiera sea una matriz dentro del plan de estudio de las escuelas”, señaló Castelló.

En este marco, existen tres principios para avanzar en la educación financiera. En primer lugar, que abarque todos los segmentos de la población. La cooperación, ya que según el académico, es muy difícil que esto prospere sin un trabajo unificado, pero sobre todo, la continuidad en el tiempo de los proyectos. Para que se continúe mejorando en este tema, se debe actualizar constantemente los programas, que incluyan nuevas materias y que las instituciones financieras se evalúen en distintos parámetros.

Al término de su exposición, Enrique Castelló entregó recomendaciones para que Chile siga avanzando en la educación financiera de la sociedad. Según el académico de la Universidad Complutense de Madrid, un plan chileno de educación financiera debe contar con un trabajo unificado entre el sistema educativo, financiero y al sector de los consumidores.

También contempla el trabajo en la educación en etapa escolar, una política integral coordinada, el consumo responsable, la optimización en la difusión de programas y la inclusión financiera. “Debemos de tomar conciencia y compromiso, lo que nos lleva a ser responsable en tres ámbitos. Tenemos que avanzar, aprender y emprender”, cerró.

Panel de conversación

Posteriormente se llevó a cabo un panel de conversación, conformado por Eric Parrado, superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Harald Beyer, director del Centro de Estudios Públicos (CEP), Carolina Flores, jefa de la División de Estudios de la Agencia de Calidad de la Educación, y Paola Linconao, finalista del Global Teacher Prize 2016 y profesora en el Liceo Bicentenario de Temuco.

Durante la instancia, Eric Parrado reafirmó el bajo nivel de Chile en conocimientos financieros, señalando que  “el chileno es un analfabeto financiero. Es un concepto fuerte pero no es un concepto de percepción, sino medido a través de distintas encuestas (Sbif y Pisa)”.

En contraste, según el superintendente, con la gran inclusión financiera del país “hoy el 98% de las personas sobre 15 años tiene algún instrumento financiero. El chileno promedio tiene 5,6 instrumentos financieros”, aseguró.

Parrado advirtió que con la alta inclusión financiera, y con la carencia de educación en esta materia, “es peligroso y por muchos casos. Primero en tema de legitimidad y también en temas de estabilidad financiera. Por lo tanto, tenemos que ser cuidadosos con esto”.

En ese contexto, la profesora Paola Linconao planteó que “tenemos que asumir una responsabilidad que en la práctica es urgente y se plantea como una deuda. Me encuentro con alumnos de cuarto medio que a la hora de llenar el formulario único de acreditación socioeconómica, que necesitan para postular a becas, etc., no pueden porque hay conceptos que no dominan ni el estudiante ni la familia”.