5 de abril de 2018

Crecimiento del Imacec de febrero estuvo bajo lo esperado, pero con dinamismo de sectores no mineros en el margen

Más allá de la sorpresa, influenciada en parte importante por efectos estacionales, el dato confirma que la economía sigue avanzando por una trayectoria de recuperación.

El crecimiento del Imacec de febrero (4,0% a/a) estuvo algo por debajo de las expectativas (Santander 4,2%, Bloomberg 4,5% y EEE 4,2%), pero la variación mensual desestacionalizada de 0,9% marcó un importante repunte, después de dos meses de variación nula, y se ubicó por encima de lo previsto (Bloomberg 0,5%). Esto da cuenta que parte de la sorpresa en la tasa de crecimiento se debió a la incidencia de los factores estacionales, que fueron sobrestimados por parte del mercado.

Tal como se esperaba, la baja base de comparación hizo que la variación interanual del sector minero fuese particularmente elevada (19,4%). Además, los niveles de actividad volvieron a ubicarse en records históricos, dando cuenta que el elevado crecimiento va más allá de las bases de comparación y responde a los incentivos a la producción que han generado el alto precio del metal. Por su parte, los sectores no mineros tuvieron un crecimiento de solo 2,8% impulsados por comercio y servicios. Si bien el dato fue menor que el del mes previo (3,1%), se observó un importante dinamismo en el margen (0,7% m/m desestacionalizado). Con ello, más allá de los vaivenes mensuales, la velocidad de expansión de estos sectores se ha ido consolidando en valores entre 3% y 4%, por sobre el crecimiento potencial de la economía estimado por el Banco Central. Esto significa que las holguras de capacidad ya podrían estar en un proceso de cierre.

Varios indicadores adelantados del mes de marzo apuntan a un ritmo de expansión importante de la actividad en el mes. Las importaciones de consumo se expandieron 17,1% en las tres primeras semanas (14,0% en febrero), en tanto que las de bienes de capital sin “otros vehículos de transporte” lo hicieron 23,5% (8,4% en febrero). Asimismo, la generación eléctrica del SING se expandió 20,4% (16,0% en febrero), dando cuenta que la tasa de crecimiento del sector seguirá elevada, favorecida por las bajas bases de comparación. En contraposición, la generación eléctrica del SIC creció sólo 1,9% (2,3% en febrero). Con todo, la percepción sobre el nivel de actividad de marzo de los sectores no mineros muestra una mejora significativa.

Minuta RPM de marzo

El Banco Central publicó la minuta de su RPM de marzo. Dado el nuevo formato de las reuniones, está vez la RPM coincidió con el IPoM, por lo que la minuta fue más escueta. Lo más destacable es que se mantuvo la opción de bajar la TPM en 25 pbs., y que más de un consejero planteó que la misma era justificable desde una perspectiva de manejo de riesgos.

Si bien no es completamente descartable, consideramos que la posibilidad de un recorte en la TPM tiene una probabilidad muy baja de ocurrencia. Los datos de actividad muestran que la economía ha asentado su recuperación y se encuentra en un proceso de cierre de brechas. Es esperable que la inflación se mantenga por un periodo prolongado en la parte baja del rango de tolerancia, pero eso no será motivo suficiente para ver más activismo por parte del Banco Central.

Net/Net:

Tal como se esperaba, el Imacec de febrero tuvo un alto crecimiento favorecido por las bajas bases de comparación de la minería. Sin embargo, el registro estuvo algo por debajo de lo esperado. Más allá de la sorpresa, influenciada en parte importante por efectos estacionales, el dato confirma que la economía sigue avanzando por una trayectoria de recuperación. Con los antecedentes disponibles, estimamos que en marzo –que este año cuenta con un día laboral menos que el año anterior– el Imacec también habría crecido en torno a 4%. Por su parte, nuestras primeras proyecciones para abril apuntan a un crecimiento próximo a 5,5% favorecido por dos días hábiles más que abril de 2017 y el dinamismo de los últimos meses.