23 de marzo de 2017

Profesionalizar el emprendimiento

Facilitar el desarrollo de nuevos negocios y contribuir al progreso de las pequeñas y medianas empresas son parte de los desafíos que tenemos que enfrentar para hacer de Chile un país de oportunidades.

Escrito por:

María Florencia Etcheber

+

 

Cada vez más, universitarios, jóvenes profesionales y adultos que apuestan a dar un giro en sus vidas se animan a hacer realidad el sueño del negocio propio, y para ello participan de incubadoras y concursos para desarrollar su propia empresa. Pero, ¿quiénes son los que están emprendiendo hoy en Chile? Nuestro país destaca por tener iniciativas pro emprendimiento, entre las cuales resalta la plataforma “Tu empresa en un día”, creada en mayo de 2013. Desde entonces han nacido más de 213.000 empresas y sociedades, a razón de 220 por día.

La mayoría corresponde a hombres y mujeres de entre 25 y 44 años, que optaron por un negocio propio, porque creen en una idea, un proyecto y en definitiva en su sueño. El 85% de estos emprendimientos se ha financiado con recursos propios o de incubadoras y aceleradoras como Start Up Chile. Desde esa perspectiva, facilitar el desarrollo de nuevos negocios y contribuir al progreso de las pequeñas y medianas empresas son parte de los desafíos que tenemos que enfrentar para hacer de Chile un país de oportunidades.

La industria bancaria está elaborando nuevos productos, y también oportunidades de capacitación sobre aspectos críticos para las pymes, como organización financiera o herramientas digitales. Asimismo, se han implementado nuevos diseños de atención, que fomentan el intercambio de conocimiento y un mayor acceso a asesoría financiera. Y damos la bienvenida a los espacios de co-work que han surgido, porque representan un pilar estratégico para generar esta transferencia de conocimiento entre los emprendedores y quienes los financian, y entre los mismos emprendedores.

A nivel regional, Chile lidera en los ranking mundiales sobre percepción de oportunidades y políticas de gobierno, como lo indica la última Encuesta Nacional de Expertos 2017, desarrollada por Global Entrepreneurship Monitor y la UDD. Pero todavía quedan importantes brechas, como la disponibilidad de recursos y la transferencia de I+D desde la academia al mercado. Así, continuar acompañando la institucionalización y profesionalización del emprendimiento es clave para diversificar la matriz productiva del país.