13 de julio de 2017

La próxima revolución de las Pymes

El avance de la tecnología ha permitido también mejorar la posición competitiva de las pequeñas y medianas empresas, como consecuencia de una mayor oferta y un mejor acceso a herramientas digitales de alta calidad.

Escrito por:

María Florencia Etcheber

+

Para nadie es un misterio que la tecnología avanza a pasos agigantados, abriéndose camino en las empresas chilenas. Pero no únicamente las de mayor tamaño son las que han sabido adaptarse a este escenario para ponerse a tono a los nuevos tiempos y a los requerimientos de sus clientes, quienes viven en un entorno cada vez más digitalizado. El avance de la tecnología ha permitido también mejorar la posición competitiva de las pequeñas y medianas empresas, como consecuencia de una mayor oferta y un mejor acceso a herramientas digitales de alta calidad.

La oferta de soluciones disponibles ha llegado a tal nivel que hoy el problema está en identificar cuál es el instrumento que se ajusta mejor a las necesidades de una empresa particular, dentro de un amplio universo de opciones. En este contexto, la Cámara Nacional de Comercio de Santiago publicó, en conjunto con la Universidad Católica de Chile, la primera guía digital para pequeños empresarios, entregando un set de recomendaciones para comenzar a construir la presencia de una Pyme en la web.

Según el documento, en nuestro país se están dando las condiciones para potenciar una llamada “cuarta revolución industrial”, y así lo avalan los datos. Durante el primer semestre de 2016, las ventas por internet en comercio, turismo y entretenimiento crecieron en 26,2%, cifra que contribuye a posicionar a Chile como líder a nivel latinoamericano. Los niveles de penetración de internet en nuestro país también van al alza, alcanzando 88,2 accesos por cada 100 habitantes, según el último balance de la Subsecretaría de Telecomunicaciones.

Para que las Pymes puedan aprovechar los beneficios de esta revolución, es imperante que sean parte del mundo digital, porque es ahí donde los compradores buscan información, evalúan alternativas e incluso compran. Pero las ventajas no solo se quedan en ese ámbito, ya que la digitalización genera importantes externalidades positivas que van incluso más allá de más y mejores ventas, toda vez que permite hacer más eficiente los procesos internos, reducir los costos y aumentar la productividad. ¡Bienvenidos a la cuarta revolución!

 

Publicado en Diario Pulso.