20 de abril de 2018

Hoy estamos mejor, pero surgen desafíos para mañana

En Latinoamérica, las perspectivas de crecimiento son mejores por la recuperación de Brasil. Sin embargo, existirían factores de riesgo políticos que nos llevarían a ser menos optimistas sobre la región debido al posible surgimiento de líderes populistas tras las elecciones en varios países.

Escrito por:

Gabriel Cestau

Economista senior Banco Santander

+

ESTA SEMANA el Fondo Monetario Internacional publicó su informe de Perspectivas de la Economía Mundial, en el cual, si bien no cambian las proyecciones para el crecimiento de la economía global, sí destaca una sustancial recuperación del comercio en general, lo que es particularmente favorable para un sistema abierto e integrado a las cadenas de valor internacionales como el chileno.

Las previsiones de este documento son consistentes con la corrección al alza que se ha observado en las expectativas de crecimiento para el país en los últimos meses, lo que reafirma que este año más que duplicaríamos el desempeño del año pasado.

En los próximos años, el mayor dinamismo estaría explicado por factores cíclicos como, por ejemplo, el mejor desempeño en EEUU, debido al estímulo fiscal que tendrá efectos sustantivos y determinará que la mayor economía del planeta crezca por sobre su potencial, y por factores tendenciales dada la revisión al alza del PIB potencial mundial.

En China, la desaceleración sería algo más lenta a lo proyectado originalmente, particularmente una vez conocidos los indicadores más recientes.

La actividad se moderaría a partir de 2020, debido al fin del estímulo fiscal en EE.UU., el cierre de holguras de capacidad en Europa y la desaceleración en China.

En Latinoamérica, las perspectivas de crecimiento son mejores por la recuperación de Brasil. Sin embargo, existirían factores de riesgo políticos que nos llevarían a ser menos optimistas sobre la región debido al posible surgimiento de líderes populistas tras las elecciones en varios países.

En tanto, para el precio de los metales básicos (como el cobre) se prevé un incremento este año y estabilidad hacia delante, lo que favorecería un incremento de la inversión.

No obstante, se debe tener en cuenta que los precios esperados para el cobre en los próximos años están en torno a los niveles actuales y sustancialmente por debajo de aquellos que indujeron un boom de la inversión minera hace algunos años.

A partir de todos estos antecedentes, el Fondo Monetario Internacional elevó las perspectivas de expansión del PIB de Chile para los próximos años. En línea con nuestro último informe trimestral, prevé que el crecimiento será mayor este año que en los próximos por cuanto, una vez disipado el efecto de bajas bases de comparación, la economía convergerá rápidamente a su tendencia.

Si bien el FMI también revisó al alza el crecimiento de largo plazo, la modificación fue más bien marginal. Mientras no se materialice un repunte robusto de la inversión y la productividad es difícil pensar que el crecimiento potencial de la economía pueda ser mucho mayor que el estimado en los últimos años. Por lo mismo, este es un eje donde debiesen enfocarse los esfuerzos de política pública.

Columna publicada en Pulso.