21 de abril de 2017

China, un buen aliado para Chile

El mayor demandante de cobre del mundo sigue empujando su consumo, que ya en 2016 creció por sobre lo que se esperaba, un impulso que permitiría apuntalar el precio de este commodity.

Escrito por:

Álvaro González

Economista senior de Banco Santander

+

El primer trimestre del año no ha destacado precisamente por tener noticias descollantes, aunque las opiniones de distintos agentes son que nuestra economía vaya de menos a más. Y entre las principales razones que permitirían este nuevo impulso a nuestro alicaído mercado están las mejores perspectivas para el panorama externo. En esta oportunidad, la principal noticia positiva de la semana provino desde China, que durante los primeros tres meses del año anotó un impresionante crecimiento de 6,9% a/a, su mayor expansión desde 2015, y por sobre las expectativas. Sin duda, una información alentadora para el mercado del cobre y de otros bienes de exportación.

El dinamismo de China, nuestro principal socio comercial, se apalancó por sectores intensivos en el metal rojo. Por ejemplo, la producción industrial en términos anualizados se expandió 6,8%, acelerando en el margen respecto a aquel registrado en el trimestre anterior (6,1%). Por su parte, la inversión en activos fijos aumentó 9,2%, más de un punto porcentual sobre el promedio de 2016, catapultado por el desarrollo de actividades inmobiliarias que se empinaron 9,1% (6,9% fue el promedio registrado en 2016). En resumidas cuentas, el mayor demandante de cobre del mundo sigue empujando su consumo, que ya en 2016 creció por sobre lo que se esperaba, un impulso que permitiría apuntalar el precio de este commodity. Y es que hasta ahora, se proyectaba que sería el plan fiscal de Estados Unidos centrado en la inversión de infraestructura lo que permitiría al metal rojo recuperar el terreno perdido en los períodos previos. Sin embargo, la tensión de la que ha sido testigo el mundo con ruidos geopolíticos en distintas geografías, permite pensar que el tan bullado plan finalmente se centre más bien en gasto militar.
Así las cosas, como ya se hace costumbre para el mercado del cobre, la demanda de China seguirá siendo el factor preponderante, convirtiéndose para nuestro país en un buen aliado, toda vez que su buen comienzo de año augura que los precios se mantendrán relativamente altos al menos por un tiempo, lo que incluso podría llevar a retomar la inversión sectorial.